Luchando contra nuestros bloqueos

Comparte este artículo

Bloqueos perceptivos y mentales.

Los prejuicios nos impiden captar el problema o verlo en todas sus dimensiones. Nuestros prejuicios nos llevan a plantear de manera errónea el problema y a darle soluciones inadecuadas. Algunos de estos prejuicios son los que a continuación se describirán:

  1. Esta es la respuesta correcta. Debemos tener la habilidad de desaprender lo aprendido.
  2. Eso no es lógico. Creemos que sólo lo lógico es útil y descartamos todo aquello para lo que no encontramos una explicación lógica. En ocasiones las cosas lógicas pueden resultar ilógicas y las ilógicas, lógicas.
  3. Siga las instrucciones al pie de la letra. La mente es algo más que un computador o procesador de información. También es un museo que guarda nuestras experiencias, un músculo que hay que fortalecer, un terreno abonado que hay que arar, un felino que necesita ser acariciado. La mente es tan poderosa que nos entrega lo que le pidamos.
  4. Sea práctico. No se limite sólo al sentido común… vaya mucho más allá. Como tenemos capacidad para simbolizar nuestras experiencias, nuestro pensamiento no está limitado a lo real y al presente. Hay que probar las ideas posibles, las imposibles e incluso las que carecen de utilidad práctica. A veces conviene pensar como un niño. Hemos sido educados para  responder  a las ideas poco usuales: eso no es práctico en lugar de: ¡epa! esto es interesante.
  • Evite la ambigüedad. Creemos que todo es mejor cuando se rodea de precisión y detalle. A veces es bueno seguir órdenes a ciegas. El exceso de análisis provoca parálisis.
  • Jugar es una frivolidad. Los niños tienen un poder de creación natural. Es conveniente actuar como niños para estimular situaciones de naturaleza creativa.
  • Esa no es mi especialidad. Si la única herramienta de que dispone es un martillo, pensará que cada problema que surge es un clavo. Pero debemos estar conscientes de los clavos que pueden ser de acero, hierro, plomo, madera, oro y plástico.
  • Yo no soy creativo. Si lo cree así, por supuesto que no la va ha ser nunca. Las personas creativas son promotoras de cambios, de mente abierta, irradian energía a sí mismo  y  a  los demás, tienen constantemente nuevas ideas, abordan la vida desde diferentes  puntos de vista, tienen confianza en sí mismo, desborda la iniciativa y el entusiasmo y poseen alta motivación al logro.
  • Dificultad para aislar el problema. En ocasiones, nos obsesionamos con un aspecto concreto del problema, y por ello no podemos ver todo el conjunto.
  • Dar por bueno lo sabido. No cuestionar lo conocido nos puede llevar a repetir siempre las  mismas cosas y no a enfoques nuevos.
  • Rigidez perceptiva.
  • Poca utilización de varios sentidos cuando observamos.

Escrito por SH. Juan Carlos Caramés Paz.


Comparte este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.