El círculo de la innovación

Comparte este artículo

Una definición de la demencia es: hacer siempre lo mismo y esperar que los resultados varíen.

Quedarse inmóvil es estancarse y estancarse es dejarse sorprender. Debemos luchar por alcanzar un desempeño cada vez mejor. Ludwig Wittgenstein decía que si la gente no hiciera a veces cosas estúpidas, nunca se habría hecho nada inteligente. Tom Peters, autor del libro “El círculo de la innovación”, nos presenta revolucionarias ideas a incorporar al nuevo estilo de gerenciar y marcar pauta en los mercados, cada vez más competitivos y globales.

La única ventaja competitiva permanente surge de ganarle en innovación a la competencia. Este pensamiento recalca que la búsqueda incesante de la novedad marca la diferencia entre las organizaciones. Tom Peters, enfatiza que la innovación es más importante que la optimización y que la nueva riqueza no se genera perfeccionando lo conocido, sino captando imperfectamente lo desconocido. Generar este tipo de filosofía exige romper paradigmas y poner en práctica nuestra capacidad de olvido organizacional. Como dijo Dewis Lasdon: nuestra tarea es dar al cliente… lo que él jamás soñó siquiera que quería; y cuando lo obtiene, lo reconoce como algo que sí quería… desde siempre.

Por definición, no necesitamos ningún tipo de innovación. Por ejemplo: ¿necesitábamos la rueda? ¡Por supuesto que no! Antes de que se inventara la rueda, la sociedad estaba estructurada para funcionar sin ruedas. Y podemos imaginar la opinión de los cavernícolas sobre el inventor: ¡miren a Carlos, utiliza la rueda; un hombre de verdad carga las rocas sobre sus hombros!

Para lograr empresas competitivamente innovadoras necesitamos trabajadores fuera de lo común. Debemos convertir cada puesto en una empresa, cada trabajador en un empresario o unidad comercial unipersonal, y permitir a cada uno de ellos descubrir su propia grandeza. Las empresas de hoy deben fijar como objetivo la capacidad máxima de la gente y no conformarse con menos. Deben convertirse en un arquitecto de las posibilidades del ser humano.

Tom Peters finaliza su libro con un pensamiento del corredor de automóviles Mario Andretti: si las cosas parecen estar bajo control, quiere decir que no está yendo lo suficientemente rápido. Pregúntese: ¿va en la vida a la velocidad correcta? ¿Está en este mundo para vivir en voz alta?, ¿Trabaja para construir su día ideal o para construir el día ideal de otro? La respuesta está en su conciencia. Recuerde: la vida es una aventura audaz o no es nada; y el tiempo es (casi) lo único que existe. No desperdicie cada preciado segundo que le regala la vida; invente, innove; el camino al éxito no se puede recortar.

Escrito por SH. Juan Carlos Caramés Paz.


Comparte este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.